martes, 16 de diciembre de 2014

Luchín


Cuando escucho esta canción suelo reflexionar en la forma en cómo ha cambiado la pobreza en Chile, quizá ya no es tan cotidiano presenciar aquella pobreza miserable de estar sumido en el lodo, la suciedad y las enfermedades. No obstante, esto no quiere decir que sea una realidad ajena a nuestros tiempos, ya que aún persiste la injusticia social que obliga a muchas personas a vivir en campamentos donde las construcciones precarias continúan inundándose en época de lluvia.

Es por ello que, es importante mencionar que esta condición prevalece en varios países de América Latina, África y otras latitudes donde los luchines aún están por ahí, jugando con el gato y con el perro y comiendo tierra y gusanos.

Ahora bien, a pesar de lo triste de este relato, esta fue la ilustración que llamó la atención de los niños y niñas de la sierra ecuatoriana, quienes quisieron que les enseñara a dibujar.

Saludos.

Luchín.

Frágil como un volantín
en los techos de barrancas
jugaba el niño Luchín
con sus manitos moradas
con la pelota de trapo
con el gato y con el perro
el caballo lo miraba.

En el agua de sus ojos
se bañaba el verde claro
gateaba a su corta edad
con el potito embarrado
con la pelota de trapo
con el gato y con el perro
el caballo lo miraba.

El caballo era otro juego
en aquel pequeño espacio
y al animal parecía
le gustaba ese trabajo
con la pelota de trapo
con el gato y con el perro
y con Luchito mojado

Si hay niños como Luchín
que comen tierra y gusanos
abramos todas las jaulas
pa' que vuelen como pájaros
con la pelota de trapo
con el gato y con el perro
y también con el caballo.

Para escuchar la canción, haga clic aquí


No hay comentarios: