domingo, 27 de noviembre de 2011

lunes, 7 de noviembre de 2011

Del 13 de noviembre al 11 de diciembre de 2011



Domingo 13 de noviembre, 20:00 hrs, Valparaíso, exposición en "El Pajarito" Expo-bar, ubicado en Salvador Donoso N° 1433 (muy cerca de la subida Cumming).

Para llegar al local -sin perderse- dejo un par de mapas, solo pinche aquí y aquí.


Exposición

He dedicado toda mi vida a escribir y decir cosas, sin embargo siento particular agrado por quienes son capaces de prescindir de las palabras. Me gusta observar y entender el mundo de los dibujantes porque tienen el talento de convertir una idea, una emoción, un concepto en algo donde las palabras pueden ser desplazadas por una ilustración.

Los ilustradores chilenos son abundantes, talentosos, creativos y muy esforzados. Trabajar dibujando, pintando o ilustrando en un país donde las clases de arte son “un electivo” y no se nos instruye en su apreciación estética, demanda mucho esfuerzo.

“Blablo” pertenece a este especial grupo de ilustradores chilenos y el 13 de noviembre realizará una exposición en El Pajarito Expo-Bar ubicado en Valparaíso.

Para quienes hemos tomado nuestro tiempo en visitar y leer su blog, no nos sorprende en lo más mínimo la ubicación del evento: menciona a Valparaíso con frecuencia. Y aún sin desearlo, me atrevería a decir que el puerto se asoma en sus ilustraciones casi sin que él mismo lo vea. Dentro de mi percepción, siempre he observado que el puerto ha tenido buen trato y buena recepción con sus dibujantes, por lo que conocemos el toque estético que esa ciudad deja, y creo que la capital de la Quinta Región dejó esa huella en Pablo desde hace mucho tiempo.

Cada lugar del mundo contiene en sí mismo condiciones climáticas, geográficas y ambientales que en general, lo convierten en un espacio único. Un espacio con su propia idiosincrasia, su propia estética, su propio color y su propio encanto. Es cierto que Chile está lleno de cerros, colinas, montañas, etc. Pero sin duda, lo que más presente tienen ese espacio, ese mundo y esa perspectiva, son aquellos que viven en la cordillera misma o en Valparaíso. El mundo no es plano en el puerto, el mundo siempre se ve en 3D, y sin duda las vistas más lindas se obtienen desde arriba del cerro, cuando estamos lejos del resto y podemos observar mayor superficie y vemos el mundo de otra forma. Esa perspectiva “desde arriba” se ve con mucha frecuencia en sus ilustraciones, lo cual deja entrever la huella inconsciente que dejó la ciudad en él. Junto con el color, junto con las curvas que nos indican la presencia de abundante viento, la verdad es que no encuentro la ciudad de Santiago en el imaginario de Pablo. Podría decirse que la exposición no tiene una unidad temática, pero sí tiene una clara unidad estética.

Pues bien, así como Pablo eligió el puerto para exponer sus ilustraciones porque “Santiago no es Chile”, yo pienso que “el Louvre no es el único lugar del mundo para ver buen arte”. La invitación para ver buen arte chileno es a “El Pajarito Expo-Bar” ubicado en Salvador Donoso N° 1433.

Para más detalles pueden contactar directamente con el bar al mail: nuevopajarito@gmail.com. Buena oportunidad para aprender a valorar el arte chileno, buena oportunidad para valorar otras formas de exposición, buena oportunidad para disfrutar Chile de otra forma.

Texto realizado por:

Clepanto


viernes, 4 de noviembre de 2011

Zhile 01


Encargo para el proyecto "Zhile", para ver de que trata, hacer clic aquí.

Saludos.

viernes, 28 de octubre de 2011

Curiosidades políticas dentro de la universidad


Esta es la última ilustración para la revista Bello Público de la FECH (año 2011). Respecto a la edición anterior, informo que no fue impresa.

En particular con esta ilustración, la idea fue representar algunas tendencias políticas al interior de la casa de estudios.

Saludos.

martes, 27 de septiembre de 2011

VTC


Esta ilustración es antigua, sin embargo la subo porque se va de viaje, le deseamos suerte y que llegue sana y salva a Uruguay.

Saludos.

martes, 20 de septiembre de 2011

Asado


Serie de ilustraciones dieciocheras para la revista Bello Público de la FECH

viernes, 16 de septiembre de 2011

Chicha misteriosa


Si va a las fondas y ve esa extraña chicha de curiosas tonalidades fosforescentes ¡Cuidado! Puede que esté mezclada con algún extraño jugo en polvo.

Ahora bien, en lo personal no me gusta este trago, sin embargo conozco un buen lugar donde comprar: Av. El Guanaco esquina Av. Einstein, comuna de Independencia. En dicho punto existe un local llamado "Las Pipas de Einstein", ahí venden chicha de buena calidad.

De todas maneras, si ha de beber esto en gran cantidad, los efectos laxantes serán inevitables.

Saludos.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Los Red Set


Serie de ilustraciones dieciocheras para la revista Bello Público de la FECH. En este caso, una representación de la izquierda tipo "red set"

lunes, 12 de septiembre de 2011

viernes, 2 de septiembre de 2011

N°3 Hinzpeter



Ilustración posterior a la jornada de protesta del 24 y 25 de agosto de 2011, fecha en que muere Manuel Gutiérrez.

Saludos.

lunes, 29 de agosto de 2011

lunes, 22 de agosto de 2011

Cuentos de la cripta, N°1


Ilustración en relación a un artículo sobre los cuentos de hadas, cuyos textos originales distan de la visión mágica propuesta por las producciones audiovisuales de Disney

sábado, 20 de agosto de 2011

La Bailarina


"Las cicatrices nos dicen que nuestro pasado fue real" frase del personaje de ficción Dr. Hannibal Lecter.


miércoles, 10 de agosto de 2011

Sexo en la universidad (?)


Ilustración para la revista Bello Público de la FECH

miércoles, 27 de julio de 2011

miércoles, 15 de junio de 2011

La cultura de ver ilustraciones



Problemáticas de la ilustración en los libros

Uno de los dilemas que enfrenta la ilustración en la actualidad, es la desinformación que existe en torno a ella.

Hoy, dada la influencia de los medios de comunicación, como la televisión y el internet, se ha formado a una generación que ha crecido en un mundo de imágenes. “Los adultos (incluso los adultos jóvenes criados también en ese mundo) perdieron competencia de lectura de imagen y suele ocurrir que éstos se encuentren más desinformados en comparación a las nuevas generaciones de niños. Estos roles cambiados subvierten la relación de poder en las aulas y, como consecuencia el miedo a las preguntas, los cuestionamientos, las teorías, es por ellos que las hipótesis de aquellos chicos que saben más que el poco entrenado adulto, no tardan en aparecer. Finalmente, la solución más simple (justificada en la falta de tiempo para actualizarse) arroja como resultado la postergación del tema o su omisión” (1)

El problema mencionado es común en la enseñanza superior, que no otorga mayor importancia a las imágenes, por ejemplo, las ilustraciones y aquello relacionado a la gráfica, en la práctica, debería ser materia de estudio en el mundo de las artes plásticas, como también en aquellas disciplinas vinculadas a la literatura, sin embargo en ambas áreas no existe el énfasis debido.

Lo anterior se debe en gran medida a que la ilustración es un género pequeño dentro de las artes, como también en el ambiente de la ilustración de libros de niños, ya que es considerada como "menor" en el mismo género, pero su relevancia en los textos escolares es fundamental. Sin embargo así como se estudian diversas ramas del arte (pintura, escultura, fotografía, etc.) la ilustración no es materia de estudio a pesar de aparecer a la par en enciclopedias, manuales y otras publicaciones.

Por lo general, la ilustración es aquello que “acompaña”, algo que “explica” un tema y lo hace más entendible, pero queda acotada en eso: como un elemento de enseñanza y no es valorada como la obra de un artista.

Ejemplo: una ilustración que detalle el estilo de vida culturas precolombinas, o una ilustración que explique el funcionamiento de algún órgano humano, entre otras.

A nivel educativo urge una mayor compenetración entre quienes enseñan las artes plásticas a nivel escolar, o quienes ejercen como docentes en disciplinas orientadas al lenguaje. En el caso de quienes están vinculados a las artes plásticas, cabe mencionar que son profesionales competentes para analizar una ilustración, no obstante suelen desconocer aspectos técnicos de los sistemas de impresión, o bien, no están debidamente capacitados para abordar un proyecto gráfico o temas relacionados al diseño.


La imagen

Si se toma el caso de los medios de impresión masivos, tales como diarios y revistas, en ellos es posible encontrar creaciones de ilustradores del medio nacional, y de la misma forma, es fácil notar cómo sus trabajos también aparecen en libros de aquellas editoriales enfocadas a los niños y jóvenes. Si bien, a lo largo de este informe se ha hecho hincapié en la importancia de la imagen, según las reflexiones de Schritter más los análisis propios, la imagen no llega a valorarse en sí misma.

Para ello, es necesario dilucidar algunas causas:

• Quizá la primera causa es de carácter histórico: en el año 1658, se publica la obra Orbis Sensualium Pictus, de Johann Amos Komensky (Comenio). Aquel texto basa su fuerza en la imagen y se podría considerar como la primera publicación de carácter educativo donde la ilustración tiene un rol fundamental, sin embargo queda subordinada a acompañar la transmisión del saber de otras disciplinas. Dicha publicación, es considerada como piedra fundacional de todos aquellos textos de educación (que incluyen ilustraciones) posteriores, por lo tanto, desde un punto de vista histórico, la imagen es usada en los libros para estar en función de alguna materia, pero no pensada en sí misma.

• Por otro lado, suele ocurrir en el ambiente editorial, que el ilustrador no está en una situación igualitaria con los autores de los textos, lo cual, de alguna u otra forma incide al tomar en cuenta la importancia que la imagen tiene en los niños, y donde muchos de ellos recién comienzan su etapa escolar. Además, en la actualidad es común ver en los libros de educación una gran cantidad de ilustraciones que pertenecen a distintos creadores, sin embargo no se aclara a quien corresponden. Teniendo conocimiento de esta realidad y al contrastarla con épocas pasadas, donde sólo un ilustrador se encargaba de todas las imágenes de un libro, queda en evidencia como este tipo de prácticas desvalorizan al ilustrador.

• La manera en cómo se elabora una publicación, otorga otra arista de la falta de reflexión en torno a la imagen, ya que es común que los autores de textos desconozcan aspectos relacionados a la gráfica, por lo tanto se tiende a limitar la creatividad al momento de hacer un encargo, por ejemplo: “dibujo de una ferretería, del otro lado un cliente y frente a él 2 martillos, 4 clavos, 7 cajitas, 15 cajas, 20 frascos y 10 herramientas cualquiera, un serrucho, un martillo, una llave francesa en estantes detrás. En primer plano, un perro rascándose 14 pulgas”(2). Esto último genera un caos al momento de ser organizado en un pequeño espacio, ahora bien, lo curioso es que ningún ilustrador se sorprendería ante semejante solicitud.


Aprender a ver ilustraciones


Esto corresponde a una serie de ejercicios propuestas por el ilustrador e investigador Istvan Schritter, quien aclara que no es algo para seguir de manera estricta, más bien corresponde a estrategias o juegos para leer las ilustraciones.


- Ver y leer


La primera estrategia consiste en tomar un libro, hojearlo rápidamente, cerrar y plantearse la siguiente pregunta: ¿Qué idea se forma de la historia en general? y luego escribir de qué trata dicha idea y preguntarse si se llegó a entender algo de los textos y las ilustraciones, luego de eso, retomar el texto para enfocarse solamente en los dibujos y ampliar el apunte escrito anteriormente.

Posteriormente, se deben leer los textos en detalle y analizar los puntos donde converge lo entendido a través de la imagen, sumado a lo que se entendió del libro como un todo: ¿Cuál es la función de la ilustración en relación a la lectura? ¿Existen códigos que guíen y así realizar una interpretación del libro?

Un buen ejemplo para analizar, corresponde al libro de Clare Beaton: Playtime rhymes for Little, un trabajo en el que la ilustrhttp://www.blogger.com/img/blank.gifadora crea imágenes con telas, y donde el texto se entiende por si solo.


- Leer y agrupar


Al tomar un libro con ilustraciones para concentrarse en el texto ¿Lo qué se lee es lo mismo que dice la ilustración? ¿la ilustración corresponde a una transcripción exacta? ¿Se aporta más información? ¿Se crean nuevas lecturas? Este ejercicio está enfocado a individualizar cada ilustración y luego entender cómo se relacionan todas entre sí.

Al aplicar lo descrito previamente con libros de ilustración propios, se pueden realizar los siguientes cuestionamientos: “¿Hay más libros de un tipo que de otro? ¿Hay algunos donde el ilustrador no hizo más que transcribir el texto en imágenes? ¿Existe alguno donde la ilustración diga más que el texto? ¿Algún libro va más allá de una lectura usual (Libros con “lectura multiplicada”)? ¿Hay libros álbum? ¿Existe algún libro-objeto? ¿Por qué podría considerárselo como objeto?”(3)


- Agrupar y reagrupar


En base a los grupos armados en el ejercicio anterior, se pueden identificar textos influyentes, imágenes que hablan, lectura que se multiplica o libros-objeto, sin embargo como esto no es una regla, los grupos formados a su vez pueden ser divididos en subgrupos o mezclarse entre sí, con lo cual se demuestra las diversas formas en que varía la lectura.

Con esta estrategia, se pueden analizar libros tradicionales, como el caso de Alicia en el país de las maravillas, Caperucita roja, Los músicos de Bremen, entre otros.

Al tomar los ejemplos antes mencionados, se puede identificar la forma en cómo se adapta el texto y las imágenes al cuento tradicional, reconocer que textos son versiones originales y cuales corresponden a adaptaciones. Por otro lado, “de cada texto original, adaptación o versión, el ilustrador pudo haber hecho una lectura distinta ¿Qué referencias a la época en que se desarrolla la historia se pueden descubrir en las ilustraciones? ¿Dónde? ¿En el vestuario? ¿En las caras de los personajes?”(4), entre otras preguntas.

Lo mencionado también permite hacer interpretaciones personales, por ejemplo: si se realiza el ejercicio de pensar en un cuento clásico como Cenicienta y dibujar lo que viene a la mente, se podrían encontrar diferencias entre las imágenes producidas gracias al subconsciente y las realizadas por los ilustradores, identificar materiales, niveles de abstracción, como se caricaturizó a los personajes o el grado de iconicidad de los dibujos.


- Reagrupar y desarmar


Cada ilustrador tiene influencias de otros autores para llevar a cabo sus creaciones, y buscar libros ilustrados que revelen dicho vínculo, suele arrojar resultados evidentes.

Algunos ejemplos de ilustradores que han basado sus creaciones en la de afamados artistas, se puede apreciar en los siguientes libros:

La Casa de Cristal del señor Clin y Juan Gris, del ilustrador Miguel Calatayud, quien se basa en la obra de Picasso

La Princesa del Guisante, de la ilustradora Dorothée Duntze, quien se inspira en la obra: El Beso de Gustav Klimt.

The Blue Pearls, de la ilustradora brasileña Ciça Fittipaldi, quien se inspira en el arte africano.

• También están las referencias constantes a Magritte de Anthony Browne.

Al analizar estos casos específicos, cabe cuestionarse que otros ilustradores se han inspirado por algún artista famoso, ya sea prestando atención en como varía su línea gráfica a medida que desarrollan sus diversos trabajos.


- Desarmar e identificar


Al prestar atención a los ilustradores de un determinado país, es posible identificar rasgos de la idiosincrasia de la cultura a la cual pertenecen. Por ejemplo, Schritter señala lo siguiente: “noté que muchos británicos tienen en común una línea muy caricaturesca, hecha de trazos rápidos y vertiginosos, que destaca por si misma más que el color, en pos de la búsqueda del humor sardónico (risa malévola con poca naturalidad), provocación sutil e ironía ¿No es ello muy british?”(5)

Por otro lado, de la misma forma como este investigador analiza a los británicos, él puede hacer lo mismo al compararlos con ilustradores argentinos, a quienes describe como “veniales, luminosos, difíciles de pasar desapercibidos. Caracterizados por una frontal libertad en el tratamiento del color y la forma, elementos del lenguaje plástico que usamos de manera explosiva y deshinibida".(6)

Al contrastar ambos estilos, es fácil identificar un aspecto no menor: como el contexto climático influye en la forma como se expresan plásticamente un grupo de artistas que habita un determinado lugar, ya que un clima marcado por la lluvia, los días nublados y la niebla, se diferenciará de aquellos que habitan un territorio donde el sol se puede ver la mayor parte del año. Esto último explica el uso de colores fuertes y la gran capacidad expresiva de los argentinos u otros habitantes de Latinoamérica.

Saludos.

---------------------------------------------------------

Citas:

1) op.cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 91.

2) op.cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 93.

3) op cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 102.

4) op.cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 102

5) op.cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 107

6) op.cit: La otra lectura, La ilustración en los libros para niños, pág. 108

lunes, 13 de junio de 2011

Formas de estudiar


Ilustraciones para la revista Bello Público de la FECH

sábado, 4 de junio de 2011

VTC



Ilustraciones para un concurso del Fondo de Cultura Económica

viernes, 13 de mayo de 2011

Carrete universitario



Ilustración para la revista Bello Público de la FECH

miércoles, 4 de mayo de 2011

Ilustración, breve historia desde sus comienzos





Gracias a la recopilación del trabajo documental realizado por el diseñador e ilustrador Istvan Schritter (un destacado investigador de la ilustración), es posible afirmar que en Latinoamérica, esta disciplina ha experimentado gran desarrollado a nivel práctico, sin embargo, y a pesar de la existencia de importantes exponentes, no ha ocurrido lo mismo a nivel teórico. No obstante es necesario subrayar que en Chile, la Ilustración ya es impartida como carrera profesional en el Instituto Arcos.

Entender la ilustración conlleva remontarse a época pasadas, cuando comienza el desarrollo de la escritura en las primeras civilizaciones. En aquella época, es posible encontrar los primeros indicios de asociación entre la escritura y la imagen, ya sea por medio de manuscritos, muros, pergaminos, entre otros soportes, un buen ejemplo de ello es el Libro de los Muertos de la cultura Egipcia.

De acuerdo a investigaciones de Schritter, la primera intención de ilustrar con carácter narrativo (sin caer en lo meramente decorativo), se puede hallar en los manuscritos medievales occidentales del siglo VI. Tiempo después, el gran salto se encuentra en el desarrollo de la imprenta por parte de Gutenberg, en el año 1456, posteriormente a dicho avance tecnológico en “1476 / 77, Heinrich Steinhöwell publica en Ulm las fábulas de Esopo con abundantes ilustraciones, muy difundidas y copiadas en toda Europa” (1)

Es la fábula, el primer antecedente de la literatura ilustrada y los grabadores de aquellos tiempos, los primeros ilustradores. No obstante, no es posible considerar dichas publicaciones como literatura infantil o juvenil ilustrada, ya que la primera obra que reúne tales características es “el Orbis Sensualium Pictus, del moravo Joan Amos Comenio, publicado en Núremberg”(2). Aquella fue una publicación innovadora y de carácter pedagógico, cuya finalidad fue educar por medio de juegos, siendo dicha característica, la que marca el momento donde la ilustración toma protagonismo, colocándose al mismo nivel de los textos.

Lo mencionado antes, es a juicio de Schritter, la prehistoria de la ilustración en el continente europeo, sin embargo, en Latinoamérica es posible encontrar un proceso similar, ya que en algunas civilizaciones precolombinas, se enseñaba a los niños mediante textos ilustrados, por ejemplo: en la cultura azteca se puede hallar el caso del huehuetlatolli y en la cultura Inca los runa-simi, ambos libros son contemporáneos a los manuscritos hechos en el Medioevo europeo.

Lamentablemente, los efectos devastadores de la conquista europea en América, provocaron la destrucción de gran parte del material ilustrado de las civilizaciones precolombinas, a pesar de ello, en los primeros años del Virreinato del Perú, el indio Felipe Huamán Poma de Ayala legó a la posteridad la crónica ilustrada, llamada: El primer nueva corónica y buen gobierno, que narra y muestra las difíciles condiciones de vida, que soportaban los habitantes originarios del Perú en los primeros tiempos de la conquista.

Al continuar el análisis de los apuntes de Schritter, este investigador argentino, aporta más luces en torno al desarrollo de la ilustración en América: una vez afianzado el poder de los conquistadores europeos en los virreinatos de México y Perú, se desarrollan variados libros religiosos que impulsaron la ilustración. Uno de los ejemplos documentados de este desarrollo, corresponde a la iniciativa de Santo Toribio Mogrovejo, quien en 1582 aprueba la publicación del libro Cartilla y catecismo de los indios en las lenguas quechua y aymará, cuyo fin pedagógico era la enseñanza de la religión en el lenguaje de algunos pueblos originarios. Para ejemplificar los textos de manera simple, se utilizaron didácticas ilustraciones. Se considera a este libro, como el primero en ser impreso en Sudamérica.

Durante los siglos XVI y XVII, en Europa, los libros de enseñanza estuvieron ligados a la religión y la moral, los países donde más se desarrolló la ilustración fueron Alemania e Inglaterra, siendo “Newbery el primero que vislumbra al niño como público específico y por ende, al libro infantil como mercado. Es pionero también al fundar en 1750 la primera librería especializada para niños en la historia, y asimismo el primer periódico pensado para la infancia, The Lilliputian Magazine”(3).

Tanto en Europa como en Latinoamérica, las ilustraciones hasta antes del año 1890 “eran anónimas, y una gran cantidad estaban impresos en casas de edición francesas, con ilustradores de esa nacionalidad como Bertall, Navellier & L.Marie, Clérice y Girard.” (4).

Esta época, se caracterizó por los estereotipos, donde los personajes carecían de carácter y la línea gráfica era una curiosa mezcla entre naturalismo y rococó, ejemplo: “El vestuario bucólico y vaporoso identificaba con lo angelical a los niños urbanos y burgueses, mientras que lo pastoril era disfraz perfecto para representar lo popular” (5).

Con la llegada del siglo XIX, la comprensión de la ilustración se afianza como elemento constitutivo de muchas publicaciones, sobre todo en los textos infantiles. Por otro lado, es en este siglo, y producto de los procesos de independencia de los países latinoamericanos, que aparece la necesidad de potenciar las identidades nacionales, destacando figuras de próceres y símbolos patrios (banderas y escudos). Estas imágenes lentamente comienzan a formar parte de la conciencia colectiva de los pueblos, gracias a la difusión mediante monedas, sellos postales y billetes con la iconografía antes mencionada.

En las publicaciones desarrolladas a lo largo del siglo XIX, se aprecia un cambio: de la poca diferenciación en el tratamiento de imágenes entre los libros de adultos y niños (con excepción de los contenidos), hay un nuevo enfoque, cuya finalidad apunta a la formación de futuros hombres de la nación. Por otro lado, si en otras épocas la enseñanza estaba determinada por la religión o el desarrollo de la conciencia moral, en estos nuevos tiempo se busca forjar conciencia ciudadana.

Sin duda, lo positivo del trabajo en ilustración desarrollado en Latinoamérica, fue la imposibilidad de copiar lo realizado en Europa, puesto que se debía producir acá de acuerdo al interés nacional. A comienzos del siglo XIX, los ilustradores si bien son vernáculos, permiten que en cada país aparezca un sello cultural propio.

Istvan Schritter, señala como buen ejemplo a lo anteriormente descrito, a una de las obras creadas por el cubano José Martí, llamada: La Edad de Oro (1889). Dicha publicación representa la transición en la manera de representar las imágenes en América Latina. Martí, quien junto con revolucionar los textos infantiles (pensados exclusivamente para niños cubanos), encarga ilustraciones para sus textos, que responsan fielmente al modo de representación existente en la isla.

Otro hecho a destacar durante el siglo XIX (junto al auge de los diarios), es el aumento considerable del mercado de los libros, en algunos países de Latinoamérica, como el caso de “Argentina y Uruguay puede tomarse como paradigma: la imprenta, verdadera arma en pos de legitimizar los gobiernos durante las guerras de la independencia, hizo permeable a las clases populares al mensaje de las elites. La difusión de la literatura gauchesca terminó de sellar, entre 1830 y 1870, la popularización de la cultura impresa, que se garantiza de manera definitiva a fin de siglo a través de los libros de lectura” (6). En el caso de Chile, está la difusión de la lira popular y la impresión de varios periódicos de carácter político, pero la relevancia de la Guerra del Pacífico como factor aglutinante en la identidad nacional, logra a nivel educativo, afianzar ciertas imágenes en el colectivo popular, como ejemplo se puede citar el caso de un álbum con imágenes ilustradas de los héroes de aquella guerra, librada contra Perú y Bolivia entre los años 1879 y 1884.

Con la llegada del siglo XX, en América Latina comienza una explosión en la producción de nuevas publicaciones, aparecen muchos ilustradores y escritores que laboran en las editoriales de la época. Es aquí donde nuevamente la lucidés de Istvan Schritter, permite entender el desarrollo de la ilustración a nivel Latinoamericano por medio de una serie de puntos o hitos significativos:

Primero

El primer punto tiene relación con una serie de coincidencias de “tiene que ver con la coincidencia de los nombres más interesantes de artistas, revistas, libros, investigaciones, con momentos democráticos y, particularmente, con gestiones en donde las ideas pedagógicas progresistas se pusieron en práctica con decisión en la educación de los niños”(7).

• En México está Justo Sierra (Maestro de América), cuyas actividad de finales del siglo XIX coincide con el trabajo en ilustración de José Guadalupe Posada y Manuel Manilla, éste último llevado a cabo en el taller de la Gráfica Popular del impresor Venegas Arroyo. Además, estas labores coinciden con la aparición del libro ilustrado Método de Dibujo de Adolfo Best Maugard en 1923

• En el año 1923 y luego de la caída de la dictadura de Tinoco, en Costa Rica, Carmen Lyra tiene la posibilidad de llevar a la práctica sus ideas pedagógicas, junto con crear la importante revista San Selerín. Por otro lado y siguiendo esta corriente, aparece la revista Triquitraque, donde dibujan Francisco Amighetti y el ilustrador de la historia de Costa Rica: Juan Manuel Sánchez.

• En España, algunas medidas gubernamentales que dieron origen al Ministerio de Instrucción Pública y de las Misiones Pedagógicas, fueron paralelas a uno de los mejores momentos de la ilustración española, generada por algunas editoriales como: Araluce, Rivadeneyra, Sopena y en gran medida Calleja, la que en su staff de ilustradores reunió a los más talentosos. Fueron ellos quienes cambiaron el modo de ilustrar clásico y anticuado, apostando por hacer al sujeto (los niños) un ente participativo y capaz de construir una -idea propia- de lo que significa la imagen. Para desarrollar estas nuevas propuestas, se nutrieron de algunas corrientes artísticas como el Art Nouveau, Art Déco como también de la vanguardia de la Bauhaus o el abstraccionismo.

Cada uno de los elementos mencionados se vieron reflejados en las publicaciones infantiles españolas, lo que se tradujo en una nueva forma de mirar, donde los niños eran actores protagonistas.

• En las décadas del treinta y el cuarenta, Chile dio un importante impulso a la educación pública, lo cual coincidió con una época dorada de la ilustración, donde la labor de figuras como Coré y Elena Poirier brillaron en la revista El Peneca. Además se funda la primera editorial de libros para niños de Chile: Rapa Nui.

• En Argentina, el impulso estatal a la educación en los primeros años de la década del sesenta, coincide con la Colección Bolsillitos de Editorial Abril, donde ilustraron Agi y Leo Haleblian. Por otro lado, a pesar del complejo momento político vivido por ese país en la década del setenta, antes del año 1976 aparecen Los Libros de Polidoro y los proyectos del Centro Editor de América Latina y Eudeba, quienes contaban con ilustradores como Oscar Grillo, Vilar, Fortín y Ayax Barnes.


Segundo


Los monopolios editoriales de carácter nacional, lograron amplio desarrollo durante el siglo XX, entre ellos se puede citar a la ya nombrada editorial española Saturnino Calleja, que para el año 1914, contaba con 18 filiales en América Latina.

En Argentina, nace en el año 1917 la Editorial Atlántida y posteriormente la revista Billiken, cuya distribución la vuelve muy popular entre los países latinoamericanos. De manera paralela, en Chile, la revista El Peneca, creada en el año 1908, también logra amplia difusión en Sudamérica.

Mucho antes de la llegada de Disney, Hanna Barbera y Marvel (quienes a su llegada impactaron la identidad estética latinoamericana), tanto Billiken como El Peneca, difunden el trabajo de escritores e ilustradores a lo largo y ancho de Latinoamérica. Tal amplitud de difusión produjo en Venezuela una reacción creativa con el fin de encontrar referentes propios, es así como nace en 1949 la Revista Tricolor.

Producto de la diferencia en el idioma, las publicaciones desarrolladas en Brasil, como la Revista O Tico-Toc (que aparece en 1905), no logran difusión en el resto del continente.


Tercero


La convulsión política vivida en muchos países a los largo del siglo XX, dio origen a al fenómeno de ilustradores en el exilio.

Una vez finalizada la Guerra Civil Española en 1939, muchos ilustradores de ese país tuvieron que exiliarse en Latinoamérica, trayendo consigo la renovación pedagógica desarrollada de manera previa al conflicto.

Un buen ejemplo de la influencia española en la ilustración latinoamericana, fue la Biblioteca Billiken, fundada por el gallego Rafael Dieste, que ayudó en la formación de al menos dos generaciones de dibujantes argentinos.

En el año 1964, el dictador Francisco Franco, dicta una amnistía que permitió el regreso de muchos exiliados españoles, este hecho, sumada a la vuelta de la democracia en dicho país a partir del año 1977, provocó un nuevo proceso de cruce cultural producto del exilio, el que ahora toca a muchos ilustradores latinoamericanos que escapaban de las dictaduras en sus respectivos países.

Este cruce cultural provocado por el exilio, a juicio de Istvan Schritter, “se transforma en un insoslayable corpus de investigación en cuanto a agentes polinizadores de ideas estéticas que hacen a la historia” (8).

Cuarto

A partir de la segunda mitad y finales del siglo XX, comienza a gestarse una institucionalidad en torno a la literatura infantil, cuyo peso histórico es innegable. Entre los organismos a mencionar, están: el CERLALC, Fundalectura y Asolectura en Colombia, el Banco del Libro de Venezuela y el Foro de Ilustradores de Argentina. Estos organismos han permitido afianzar el desarrollo de la ilustración en América Latina, gracias a los encuentros, concursos, conferencias y participación en ferias de libros de carácter internacional.


Saludos!


Citas:

1:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 2).

2:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 3)

3:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 4).

4:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 5).

5:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 5).

6:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 5)

7:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 7).

8:(Istvan Schritter – Apuntes para una historia de la ilustración infantil Iberoamericana – Santiago de Chile, pág. 10).

domingo, 24 de abril de 2011

sábado, 16 de abril de 2011

La Última Cena


Alimentación en la universidad, ilustración para la revista Bello Público

lunes, 21 de marzo de 2011

Mascota



La Mey

Esta es mi mascota, un perra cocker llamada Mey

lunes, 14 de febrero de 2011

Pancho



Ilustración de mi pobre amigo Pancho en su etapa de despecho y desamor absoluto

domingo, 30 de enero de 2011

Acuarela (Liceo de Aplicación)


Una Acuarela

Hay varias cosas que recuerdo de mi paso por el Liceo de Aplicación: los amigos, las bromas, las peleas, a Venezuela F.C, un equipo conformado por los más malos del curso y un largo etcétera de recuerdos.

Pero quisiera hacer una mención a un personaje muy particular, me refiero al "Loco Reyes" un extraño profesor de Artes Plásticas, quien aparte de enseñar dicho ramo, también sabía tocar piano, violín, hablaba inglés, francés, italiano, entendía griego y algo curioso: para ser profesor de un liceo de hombres (donde la brutalidad y el comportamiento cavernícola están a la orden del día), él no ocultaba su homosexualidad.

En estos tiempos, cuando es común hablar de lo mal que está la educación en Chile, me gustaría destacar la labor de profesores como Luis Reyes, quien me enseñó a pintar con acuarela, de Carlos Gaete, un chiste pero entusiasta y excelente profesor de Historia, Don Fernando Pinochet, quien enseñaba Física (y me hacía estudiar hasta la madrugada) o de un profesor que pocos deben recordar, un tipo llamado Viktor Blumenthal, quien se "suponía" debía enseñarnos religión, pero más bien impartía filosofía, ya que él profesaba el judaísmo.

La educación pública no era mala, pero lamentablemente fue la dictadura (1973-1990) la que dio comienzo a su destrucción por allá en la década de los 80'. Posteriormente, y con la llegada de la Concertación, se replicó, administro e incremento los abusos del sistema político y económico en materia educativa.

Hoy revisé mis dibujos antiguos y encontré la acuarela que está arriba, por tanto recordé al "Loco Reyes", quien murió el año 2000. Sin duda un hecho que me pareció muy triste y del cual me enteré justo en una visita a mi antiguo liceo.

Saludos.

martes, 25 de enero de 2011

Lado Oscuro de la Fuerza


El Canelazo

Abra la puerta, señora,
sírvame un canelacito,
deme unito, deme otrito,
hasta quedar chumadito.

Abra la puerta por favor,
quiero olvidar lo que es dolor
que estoy chumado ¡ay, qué caray!
ya voy entrando en humor.

Toda la noche pasaré,
junto a mi vaso con amor
aunque mañana lloraré
mi soledad y mi amargor
que estoy chumado ¡ay, qué caray!
ya voy entrando en humor...


Saludos.